3 formas de hacer abono casero

El abono o fertilizante puede ser orgánico o inorgánico que contiene nutrientes que te ayudaran a mantener en buen estado tus plantas.

Ver más: Consejos para tener plantas hermosas

Los abonos orgánicos tienen varios componentes que van desde el estiércol hasta restos de alimentos que tienes en casa y mezclarlos con tierra. Con un abono orgánico puedes aportar nitrógeno, fósforo y potasio a las plantas.

Cómo saber lo que debe contener el abono

1.- Nitrógeno (su falta en el suelo se evidencia con hojas pálidas, amarillentas, caída anormal y crecimiento disminuido de las plantas)

Publicidad

2.- Fósforo (su falta provoca crecimiento poco desarrollado, enfermedades y empobrecimiento de la brotación y la floración) cuando hagas una parrilla o la barbacoa de madera, no te deshagas de las cenizas te ayudarán a aportar fósforo a tus plantas.

3.- Potasio (su ausencia evidencia hojas arrugadas, maduraciones fuera de tiempo, y crecimiento disminuido en las plantas) con cascaras de banana se soluciona la falta de potasio.

Toma nota de tres recetas de abono casero

1.- Con cascaras de banana

Ingredientes

  • 4 cáscaras de bananas maduras
  • 1 litro de agua

Paso a paso:

Publicidad

Corta las cáscaras de plátano en trozos y colocarlas en el vaso de la licuadora, agregar al agua y mezclar. Luego, colar y ya tienes líquido fertilizante con el que podrás regar tus plantas.

Hacerlo cuando la planta esté en floración o tenga frutos; que es el momento donde la planta necesita el potasio que le aportan las cáscaras de banana.

2.- Cascaras de huevo

Ingredientes

  • La cáscara de 3 o 4 huevos
  • 1 litro de agua

Paso a paso:

Tritura las cáscaras de huevos ligeramente con las manos.

Colócalas en la licuadora y agregar el agua.

Mezcla bien y ya tienes un fertilizante para tus plantas cargado de calcio.

3.- Con cabello

Ingredientes

  • Cabello
  • Tierra

Paso a paso

El cabello es una excelente fuente de nitrógeno, por lo que es perfecto para tus plantas y jardín. Puedes usar el de tu mascota o el de personas, tomados del que se queda atrapado en el cepillo.

La mejor forma es mezclarlo con tierra de tu jardín o tierra de abono y proceder a colocarlo directamente en el suelo, cerca de la raíz de la planta.

El pelo está lleno de nitrógeno y se irá descomponiendo de a poco liberando lentamente el nitrógeno que irá alimentando de esta forma,  a tu planta.

Por Carina Angulo

Imagen: Comohacerpara.com

Más de Carina Angulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *